Estudiante de Artes Visuales de la Universidad de Antioquia dedicado a la performance, el teatro y las artes vivas. Su trabajo parte de lo cotidiano y lo íntimo, y como estos se convierten en un reflejo del contexto sociopolítico en el que se encuentra. Sus obras oscilan entre acciones de larga duración donde lo cotidiano se dilata en el tiempo, acciones poéticas cercanas a actos psicomágicos y puestas en escena de teatro convencional.

Vestigio Día 5/10, 2019. Huella sobre papel acuarela con el material recogido caminando descalzo durante el día


Durante un tiempo hemos mirado a la misma persona; hemos compartido el despojo que obligan sus gestos, hemos participado en sus rituales y ahora decidimos referirnos a ello ofreciendo nuestros testimonios, los cuales podrían ser muy diferentes, pero terminarán siendo uno, porque desembocarán en el mismo lugar: la vida...
K: Un desafío a los ritmos raudos de la vida actual es lo que sucede en cada encuentro con David Medrano, una presencia que precisa a detenerse y atender.

Para lograr tal control en el plano mental habrá que someter el cuerpo primero, Paciencia, 2019, es la muestra. Un performance en el que irrumpe en un campo deportivo dentro del ovalo de la pista de atletismo en donde se encuentran varios corredores entrenando, aperado únicamente de unos cortos shorts rojos y una enorme tinaja de barro entrelazada en hombros y espalda, se propone cumplir el circuito de los 400 metros de la pista. El recipiente de apariencia prehispánica es cargado entre las piernas en cuclillas, repleto de un contenido liquido sagrado representado en varios litros de agua. Ante la extrañeza de los usuarios habituales que lo sobrepasaban en múltiples ocasiones a zancadas olímpicas, este lento ser con su vientre hinchado solo le basta con cumplir el ciclo una sola vez para alcanzar la meta. Desacelerar.

Paciencia, 2019. Performance. 50 min

Los artistas que se aventuran en experiencias prolongadas en sus performance son comunes, llegando a casos significativamente extensos como la obra de Tehching Hsieh, One Year Performance 1980-1981: Time Clock Piece, en los que provocan una interrupción simbólica, una ruptura de los valores progresistas, una ralentización en contra de la optimización del tiempo de cada época. Ya nos enteraremos que otros ritmos desafiaran los zapados de David Medrano en su ocaso, en la conclusión de su Manifiesto 2019-2029 de Suicidio Metafórico #1.


Suicidio Metafórico # 1, 2020. Performance, 1920 x 1080. 16:46 min




Día: 3/10, 2019
Los Más Costosos, 2019, Video performance 





Estuve aquí, 2019. Video performance. 20 min








Suicidio Metafórico #1 Lectura de manifiesto, Día ( 1 / 3653 )

L: Precisamente quisiera que estas palabras fueran como sus zapatos, resistentes, finas y prestas a desafiar lo transitorio, para lograr que sigan presentes por muchísimos años, con la misma validez y vivacidad de la primera vez. Pero ¡vaya anhelo! Improbable por ahora, ya que solo el tiempo podrá indicar si este se ha cumplido. Comparto absolutamente lo que se mencionó anteriormente, el tiempo en la vida-obra de este ser de paso lento, ha sido determinante, ya que él lo asume desde la contemplación, y no desde el automatismo y la eficiencia que la realidad impone, por eso se permite pausas, silencios, pérdidas, vueltas, ausencias y despedidas, como la que presencié en el 2015, cuando empezó a separar de un montón de caramelos de colores, dejando solo los rosados, para decirme que se iba. ¿A dónde? -le pregunté entre lágrimas-. La respuesta más que indicar un lugar, derivó en un momento, en una búsqueda que lo llevaría lejos de sí mismo, pero que a la vez lo acercaría a su verdad.

Desde entonces cada día esperaba que esa verdad lo hiciera regresar y así fue, llegó con el único equipaje: su cuerpo, para poco a poco empezar a desempacarse a través del gesto, ese que surgió tras “haber visto muchas ciudades, hombres,[casas, cielos, noches, amaneceres, imágenes, caminos, ríos], conocido animales, sentido como vuelan los pájaros y el movimiento que hacen las florecillas al abrirse por la mañana” (Bachelard, 2006, pág. 14), dando a entender que dicho gesto empieza desde el solo hecho de estar presente en el presente, así nos lo reitera su pulso al escribir una y otra vez “Todo es presente”, o su esperanza de sentir con más intensidad este instantáneo tiempo al moverse muy lentamente o permanecer estático desafiando el hacer “nada”, como sucede en el Hombre de la casa.




El Hombre de la Casa, 2020. 1920 x 1080. 5:33 min


Finalmente, retomo el performance que inicialmente fue mencionado: Suicidio metafórico #1, donde con cada uno de sus pasos buscaba marcar no el suelo, sino la vida misma, al desprender el caminar de su concepción automática y natural, convirtiéndose en un desafío, llevado a cabo con resistencia, nobleza y tenacidad, debido a que David se deshizo de todos sus zapatos y descalzo en medio de una realidad agreste con sus pies y con él mismo, se fue a buscar unos nuevos que espera tener por mucho tiempo. No sé cuántos segundos, minutos, horas, días, meses o años le duren sus zapatos, así como tampoco sé, sobre la durabilidad de estas palabras que ambos hemos dicho, lo único que puedo asegurar es que por este instante existen abiertas, a la intemperie, frágiles, pero con una tenacidad absoluta de exponer no el proceso de investigación-creación de un artista, sino, al ser humano por el cual hemos aprendido a ir a otro paso, desde la complicidad del estar juntos.
Entonces juntos, le ofrecemos nuestra más lenta  g  r  a  t  i  t  u  d  al permitir este encuentro.

Kike Aguilar y Lindy Márquez
Docentes Facultad de Artes

Bibliografía Bachelard, G. (2006). El Aire y los sueños. México, D.F: Fondo de la cultura económica S.A.



Suicidio Metafórico #1 Manifiesto, 2019 -2029






Día (297/3653), 2020



OBRA EN VENTA




Registro de performance, 2019. Vestigio: Huella sobre papel acuarela con el material recogido caminando descalzo durante el día

︎ + (57) 311 630 36 91
︎ El Chico con Botas
︎ @j.davidmedranog

muestradegrado2021@gmail.com
Medellín, Colombia