Purificación, 2021. Fotografía digital en movimiento. Variables

Purificación


¿Qué es lo que hace a un cuerpo impuro? ¿Sus formas o sus discursos? ¿Qué es lo que hace que nos dé tanto miedo mostrar el cuerpo desnudo? ¿Por qué nuestra genitalidad se percibe como algo sucio, feo u obsceno? ¿Acaso nuestra genitalidad no es tan parte del cuerpo como lo es una oreja, una mano o un pie?  Purificación es una apuesta visual que parte de la reflexión acerca de esas formas erráticas con las que se mira el cuerpo humano desde lo más orgánico y simple como lo que es su desnudez.

Esta propuesta busca suscitar en el otro una pregunta por aquellos discursos que construyen los imaginarios individuales y colectivos que dividen unas partes del cuerpo de otras cargándolas de significaciones transgresoras que le imponen coberturas y tapujos que terminan por separar aquello espiritual que también se habita a partir de la dimensión corporal.

Purificación expande el lenguaje fotográfico a partir de la introducción de pequeños movimientos de manera que el espectador perciba una imagen fija que se transforma sutilmente con el transcurso del tiempo recreando una imagen diferente a la inicial. De ahí, que la obra esté compuesta por una fotografía en movimiento y tres fotografías animadas que refuerzan la idea de lo fluctuante que son los discursos sociales, culturales y políticos, al igual que, las miradas que se posan sobre el cuerpo.












Purificación 1, 2, 3. Fotografía animada 

Cuerpo sepulcro


Un cuerpo es una imagen ofrecida a otros cuerpos, todo un corpus de imágenes que pasan de un cuerpo a otro, colores, sombras, fragmentos, granos, aureolas, lúnulas, uñas, pelos, tendones, cráneos, costillas, pelvis, vientres, meatos, espumas, lágrimas, dientes, babas, fisuras, bloques, lenguas, sudores, licores, venas, penas y alegrías, [vida y muerte]. (Jean-Luc, 2003, pág. 116)

El cuerpo no se toca, el cuerpo no se mira, el cuerpo se oculta, el cuerpo se exilia de sí mismo, entonces ¿En qué se convierte?

Esta pregunta es la que se ha hecho Drúa Espinosa, al sentir que su cuerpo era distante, como si le perteneciera a otro, a otros, o más aún a un poder superior que rige y ordena todo lo existente, por tal motivo emprende un camino largo e incierto por su mismo cuerpo, descubriendo que se encuentra fenecido, y en el vivir está ante su propio sepulcro, entonces ¿Cómo reavivarlo? ¿Cómo darle aliento?

Lo limpia, lo sacude, lo amarra, le ora con frases de resistencia y afecto, las cuales no aprendió por tradición, sino que solo sintió, así como sintió la necesidad de fijarse en su parte más vulnerable y con ayuda de la fotografía la transformó en vacío, en hueco, en un túnel lleno de temporalidades en las que el pasado y el presente se unen para alentar el porvenir, donde se encontrará con el espectador, quien con su mirada purificará y levantará ese cuerpo. Así se crea el proyecto Purificación, una proyección en la que la imagen fija se yuxtapone a la imagen en movimiento para aludir a la relación indivisible entre la vida y la muerte, por lo tanto, aquel cuerpo muere para vivir y vive para morir.

De esta manera, Drúa Espinosa reaviva su cuerpo, pero también lo deja ir, porque es en ese pequeño instante en el que realmente logra apropiarse de él.

Lindy María Márquez H Docente Facultad de Artes

Bibliografía Jean-Luc, N. (2003). Corpus. Madrid: Arena Libros


En la obra de Drúa Espinosa, se puede observar que el recurso recurrente es su propio cuerpo desnudo o el de sus cercanos que son presentados sin velos, y utiliza en sus fotografías una iluminación particular, un tanto dramática por la utilización de un marcado claro-oscuro y con las diferentes paletas de colores que permiten ver esos cuerpos de una manera un poco más edulcorada que,  sin embargo, no dejan de ser manifiestos por sus planos y su foco. 
En sus desnudos ya no es importante un cuerpo heroico o mítico. Así mismo, no se presenta como un cuerpo erotizado, aunque en apariencia se observe esto. Pareciera como si en su obra aquello que es expuesto de manera recurrente es lo que se quisiera velar. Así se percibe en su última propuesta: “Purificación”, una obra que se conforma de varias fotografías del mismo cuerpo, con diferentes tipos de iluminación y utilizando el traslapo sobre una imagen en mayor formato; de este modo, el cuerpo editado se repite y va creando un movimiento sobre una imagen fija.

En esta obra lo obvio se vuelve confuso con la superposición del cuerpo desnudo, es como si  la saturación ocultara lo más visible de esta corporalidad desnuda.

Viviana Serna
Artista plástica y Docente Universidad de Antioquia


OBRA EN VENTA



El pecado de adán, 2017.Fotografía digital impresa sobre papel fotográfico sobre madera. 60 x 90 cm
Exculpa, 2019. Proyecto colaborativo con Lizeth Martínez Fotografía digital impresa sobre papel fotográfico sobre madera. 60 x 90 cm
Pre-esencia , Serie fotográfica, 2019 Fotografía digital impresa sobre papel fotográfico sobre madera. Foto 1 y 3: 49 x 70 cm. Foto 2: 70 x 107 cm


︎ Whatsapp y Telegram: +(57) 3128687814
︎ daniloruaddi@gmail.com
︎ @Druaespinosa

︎ @druaespinosa

︎ Drúa Espinosa

muestradegrado2021@gmail.com
Medellín, Colombia