¿Qué lugar habita Fabio Esteban?

Escribir para Fabio es igual de complejo para mí que apreciar su obra. En mis intentos más honestos sigo encontrando el reflejo de sus ideas en las palabras que escojo y que ya no parecen ser las mías. Cuando lo conocí siempre creí que era un ser de mirada expresiva, de ese tipo de miradas que suelen decir tanto, que terminan por decir nada. Pero también de ese tipo de miradas que buscas complacer, porque parece ser que nada le basta, que nada le sirve, porque es tan exigente con los otros como para consigo. Tiempo después conocí su obra, la conocí incluso antes de saber que él era el autor. Mientras iba a clase me topé con una estructura de estibas dispuesta en el cruce de un corredor a otro.

Siempre pensé que los artistas eran bastante excéntricos y esta obra muy bien lo demostraba. Había personas ubicadas encima de las estibas, incluso personas que gateaban por sus túneles, las estibas iban desde el suelo, subiendo por la pared hasta el techo, una sola pieza que formaba línea a línea un camino. Mi visión del arte no me concebía tocarla en un acto de respeto hacía la obra, una posición bastante ingenua e inocente, pero se podía apreciar en los sujetos que estaban ahí una especie de alegría infantil, quizás mi miedo era reconocer que también quería sentirme como una niña. Más tarde lo acompañé al montaje y lo vi columpiarse como si de un pasamanos se tratara, sentí temor de que se hiciera daño pero su acción me dio el valor suficiente para atreverme a pisarla. Siempre quise poder tocar el arte, me pasaba cuando veía las texturas del óleo y esta vez estaba siendo partícipe de él. Pude interactuar con la pieza, pude sentir como la plataforma de mis botas se hundían en las aperturas de la madera, además de la incomodidad del paso de mi cuerpo por un espacio que comúnmente habitaba sin tener la necesidad de ser consciente del lugar, sin tener miedo de tropezar, sin sentirme obligada a estar prevenida. 
La obra de la que hablo, hace parte de toda una serie realizada en el transcurso de la investigación de Fabio, pedazos de un solo ciclo, un conjunto que él llama ‘Intrincados’. Quizás lo llama ‘Intrincados’ porque es complicado, porque da rodeos, porque se entrecruzan, porque se enredan las líneas constituyendo un todo. También pude estar presente en parte de su proceso como artista durante su estadía en la residencia La Naviera. Allí encontré nuevamente obras dispuestas a la interacción, a la linealidad y la serialidad. Noté además que el contacto directo del transeúnte con la obra es uno de sus intereses primarios, siempre invita al otro a vincularse y complementar su invención. La Naviera no hacía parte del trabajo de grado, pero fue un momento a mi modo de ver decisivo para sus propuestas posteriores. Allí él pudo explorar materiales maleables y yo pude experimentar desde mi puño el recorrido de una larga línea que con el paso de otras manos mutaba y se transformaba.

Mi cuerpo nunca olvidará las sensaciones, nunca podré suplantar aquellas experiencias vividas. La obra de Fabio se convirtió así en las estibas que podía recorrer, en un lugar que quería habitar, en el retorno a la niñez, a la emoción de poder tocar, y aunque nunca paré a contemplarla (pues la instalación huye a los intentos de contemplación pasiva), si pude ubicar su obra en mi cuerpo, desde el retorno de mi consciencia al mundo físico, al sentir que nada en el ser estaba desconectado. ‘Intrincados’ es una obra amplia, consta de montajes en la mesa rosa de la jaula, estibas colgando del techo afuera del salón de grado, corredores enteros, esquinas de la fuente, diseños virtuales gracias a la pandemia, palitos de paleta, papel, líneas, etc… Lo cierto es que hay muchas otras anécdotas divertidas, caras sonrientes, ceños fruncidos, gente corriendo, caminando o retornando a su cotidianidad gracias a una entidad que no pertenece al paisaje común y lo perturba, induciendo a los cuerpos a habitar un lugar que se construye en su propio contexto.

Ana M. Meneses


Intrincados, de las situaciones corporales, 2020. Render para instalación de objeto. 3811 x 2542 ppp


Intrincados, de las situaciones corporales, 2020. Render para instalación de objeto. 3811 x 2542 ppp


Intrincados, de las situaciones corporales, 2020. Render para instalación de objeto. 3811 x 2542 ppp


Intrincados, de las situaciones corporales, 2020. Render para instalación de objeto. 3811 x 2542 ppp


Foto estudio, ramas de árbol, 2020

El 2020 nos colocó en una situación del cuidado con el otro y lo otro; sujeto y objeto que construyen la obra, esa que al último instante me pedía cambios y que por la contingencia no pude encarnar. Por eso me vi en la necesidad de recurrir a maquetas, renders, bocetos que transmitieran mi deseo de realizar de manera pragmática este proyecto.




Bocetos para Intrincados: de las situaciones corporales, 2020

Fotomontaje y maqueta de papel para el proyecto Intrincados, 2020. 35cm x 25cm

Fotomontaje y maqueta de papel para el proyecto Intrincados, 2020. 35cm x 25cm

Fotomontaje y maqueta en palos de helado para el proyecto Intrincados, 2020. 30 cm³


Fotomontaje y maqueta en palos de helado para el proyecto Intrincados, 2020. 20cm x 14cm x 25cm



Fotomontaje para el proyecto Intrincados, 2020.
 2824 x 3529 ppp



Intrincado, 2019. Instalación de estibas sobre una mesa rosa. 12 estibas. 1.1 m² Intrincado, 2019. Instalación de estibas en corredor. 12 estibas. 1.1 m²

Intrincado, 2019. Instalación de estibas en corredor. 12 estibas. 1.1 m²


Art Statement


Hombre de mi cuerpo, porque tengo un cuerpo, la primera cosa del mundo que tuve y "soy yo". Es en el cuerpo donde encuentro una experiencia inmediata, con las afecciones del mundo que estimulan el pensamiento. Desde acá pregunto a la entidad cuerpo sobre su acogida en el mundo. Entidad empírica, encarnada en la vida, que atraviesa la experiencia de moverse.

El cuerpo de obra busca evocar lo pragmático en soluciones espontáneas que aprovechan elementos del contexto que habito, volcando la vista al espacio, seleccionando y aprovechando las dinámicas urbanas particulares en ejercicios que invitan a lo háptico y a lo performativo.

︎ +(57) 3104764917
︎festebanpv@gmail.com 
︎ @fabio.esteban

muestradegrado2021@gmail.com
Medellín, Colombia