DE PUERTAS HACIA ADENTRO


"Un hombre no me define, la casa no me define, la cama no me define, yo soy mi propio hogar" Triste, louca ou má, 2016.

¿Quién es Katlen?
Ella busca en los objetos,
los espacios.
En la memoria del pasado que ellos dejan.
Aquella visión retrospectiva de su vida tiene como fin hallar una identidad no encontrada.
¿Cuándo se ha perdido?
¿Alguna vez se tuvo?

En el reconocimiento de esa identidad, hay elementos esenciales en las unidades establecidas que la rodean, unidad del vínculo con el otro, de la cotidianidad del hábito, de la domesticidad y el orden; reflejos del parentesco familiar que es eminentemente social, que desde que se nace es imposible evadir y que estructura la vida de todo individuo, base en la que se cimienta la existencia y sus formas de sobrellevarla de "mejor manera" dentro de un sistema.

Pero a pesar de tal orden, Katlen se sigue preguntando ¿Quién se es?

Cuando la pregunta no cesa, aparece ante ella el reflejo metafórico al sentir que su esencia se articula desde los que la rodean, se es similar a los vinculados en torno a su vida, por ende, la base de su identidad la cuestiona a partir de quien habite cerca, cercanía con el otro que, dadas las necesidades de idealización, dominio o reglas, opacan su esencia identitaria.



Es allí donde Katlen llega a su casa.

Y la encuentra llena de memoria.

Se llega a la casa porque en ella no sólo habita Katlen, sino la clave de su identidad. Identidad afín a los integrantes de ese hogar, unido por un hilo eterno que la ata a quienes propiciaron su vida, a los códigos familiares, su origen consanguíneo. Ésta es una atadura que tiende a la condena, y que ha de delimitar toda acción. Condena del arraigo que, al pretender protección y seguridad, limita hasta anular la esencia del "soy" estructurando su vida desde lo que el otro idealice a partir del ser que es o que no pudo ser.

La imagen suspendida de la fotografía, la memoria del movimiento en el stop motion y el video performance, enriquecen su trabajo al ser materiales gráficos que ritualizan la cotidianidad cuestionada, la suspenden para dialogar, la muestran desde su naturalidad, la alteran para indagar por el sentido de esos lazos creados de orígenes intangibles e inquebrantables, historias que contienen memoria y tiempo para hallar así posibles respuestas.

Observar su obra es entrever el reflejo constante de la existencia humana, cuestionar modos en los que se establece la vida y donde la esencia se desdibuja, productos de uniones que se cargan al nacer y trascienden el tiempo y la vida misma de esa persona, atadura de lo que el pasado ha construido y que desfigura, la idea de la construcción personal, su obra es pues, búsqueda que aún no cesa.

Katlen seguirá escudriñando.


Texto por Daniela Nohemy Guzmán



La casa, un habitar de las escenas cotidianas, 2020. Cortometraje. 4´42´´

Captura fotográfica del cortometraje La Casa, Un Habitar de las Escenas Cotidianas, 2020. 

Captura fotográfica del video performance Cotidianidad doméstica, 2020




Cotidianidad Doméstica, 2020. Video performance.  42´48”


Diseño digital de montaje de obra para video performance Cotidianidad Doméstica, 2020


Registro fotográfico realizado durante el videoperformance Habitualmente, 2020

Registro fotográfico realizado durante el videoperformance Habitualmente, 2020



Registro fotográfico realizado durante el videoperformance Habitualmente, 2020
Registro fotográfico realizado durante el videoperformance Habitualmente, 2020



Habitualmente, 2020. Video performance. 2´56”


︎katlen.vergara@udea.edu.co
︎ @kat_leen28
muestradegrado2021@gmail.com
Medellín, Colombia